Lavabos cerámicos y de cristal. Un proceso casi artesanal

“La fabricación de lavabos implica un recorrido casi artesanal” 

Cuando vemos un proyecto de un baño realizado, en general, valoramos la globalidad del resultado. Contemplamos el estilo del sitio, la distribución de los elementos, la sensación que nos aporta, etc. Sin embargo, cada una de las partes que lo conforman, suponen un laborioso desarrollo individual que se realiza teniendo en cuenta el resto de los elementos con los que va a convivir.

LAVABOS CERÁMICOS

Molde de la encimera “Q”

 

Encimeras de doble seno antes de meter en el horno

Como ya os hemos contado en otras ocasiones, los lavabos junto con los espejos es una de los productos en los que más esfuerzo invertimos para desarrollar piezas innovadoras que sean eficaces en todos los sentidos.Por este motivo, queremos acercaros nuestro proceso de trabajo para desarrollar una pieza nueva que, una vez presentada, además, está en constante revisión. Las imágenes que os mostramos a continuación corresponden a la ENCIMERA/LAVABO “Q”, una de las ESTRELLAS de nuestro catálogo que se fabrica en 60/80/100/120/140 cm en modelos rectos y 70/90/110 cm en modelos curvos. Es la pieza (lavabo-encimera) perfecta para soluciones de baño contract, de ahí que podrás encontrarlo en muchas habitaciones de hotel como el ejemplo del HOTEL  que te mostramos.

  1. Diseño. Y, ¿cómo se diseña? Fácil, investigando, dibujando, valorando las opciones previas a través de herramientas como el 3D.
  2. Pruebas. Una vez definida la pieza que consideramos adecuadas y que se ajusta a los objetivos que estamos buscando, pasamos a realizar una muestra casi artesanal en barro para poder valorar sus volúmenes y formas de manera real.
  3. Rectificaciones. Esta es la fase en la que podemos analizar si el resultado es óptimo o si necesita retoques, mejoras, etc.
  4. Prototipos en material real. Cuando consideramos que hemos alcanzado la forma buscada, pasamos a realizar los primeros ejemplares en el material en el que vayamos a producir la colección de lavabos/encimeras (esmalte, resinas, etc.)
  5. Testes y tiempo de reflexión. En general, no se hace una sola versión sino que se trabaja con pequeñas variantes para testar el mejor funcionamiento.
  6. Decisión y producción. Realizadas todas las pruebas de resistencia al peso, al agua, al calor, etc. se toman las decisiones pertinentes. Para ello, es necesario crear los moldes definitivos que servirán para que todas los lavabos-encimaras fabricadas respondan con exactitud al prototipo aprobado.

Como se puede ver, el proceso es largo y complejo. Podemos pasar 3/4 años hasta definir un lavabo que consideramos apto para lanzar al mercado. Y, siempre estamos en proceso de observación de su funcionamiento en el mercado y de posibles mejoras que se les pueden aplicar.

ENCIMERA “Q”

Como hemos comentado anteriormente, la encimera “Q” es una de nuestras piezas favoritas. Está diseñada para aportar una solución liviana con poca intervención del mueble. El protagonismo de la encimera adquiere gran importancia por lo que sus valores formales resaltan en el conjunto del lavabo. Su morfología se adecua a múltiples medidas y formas 60/80/100/120/140 cm en modelos rectos y 70/90/110 cm en modelos curvos . Y tampoco queremos olvidar la posibilidad que ofrece la pieza de que el toallero esté integrado. La encimera “Q” se fabrica en diversos materiales como el cerámico que se mostraba en el proyecto contract del hotel arriba mencionado o en cristal como muestran estas imágenes.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *